En la cocina del Tercer disco

En la cocina

La Estafa Dub (LED) ingresó al estudio ya hace 15 días. 13 temas en toma directa. VideoClip. Registro. Asado va, asado viene los días fueron pasando cálidamente. El Estudio Quintuco, de Neuquén, los acogió con gran despliegue. Estudio y casa de huéspedes invadidos por cables, micrófonos, auriculares e instrumentos varios; el patio, la pileta y el quincho eran los aposentos diarios. Adentro: o se graba o se prepara mate.

Tercer Disco: qué se viene

LED acaba de terminar las grabaciones para su tercer disco. La huella siempre es de ida y vuelta, por tanto este tercer disco vuelve mucho más a las raíces instrumentales de la banda, con un groove bien grave desde la base (Batería y Bajo), el trabajo melódico queda en las creativas manos de las placas, teclas y guitarra, dejando a la fila de bronces las filigranas que hacen bailar hasta el más taimado.

También nos encontraremos con algunas canciones pegadizas, de esas que la frase está siempre en la mente y te vas cantándola sin darte cuenta, piola por la vereda y a la sombra.

Sobre todo viene un disco trabajado a detalle. Grabar en toma directa exige venir con las canciones muy bien preparadas, ensayadas hasta el más mínimo detalle de los solos. Pero nunca se dio todo por cerrado, arreglos que llegan por inspiración y por trabajo, surgen y le van dando gustito al nuevo disco.

También hay condimentos agregados con la participación de músicos invitados como Mario Siperman (ya un amigo de la banda) tecladista de Los Fabulosos Cadillacs; también participará  Goy Karamelo en voz y guitarra; Jerónimo Molina acompañando en Percusión, Hugo Sangenis en Violín y Mario Silveri en Saxo.

De inspiración y trabajo

Este disco es fruto de dos aristas. La inspiración individual a la hora de componer y el trabajo grupal que hace madurar las ideas hasta darle forma al todo. Durante dos años se trabajó sobre las canciones, martes y miércoles, semana tras semana fue tomando forma el nuevo disco.

La constante búsqueda y formación musical de los integrantes es un nutriente vital del crecimiento y maduración de La Estafa Dub. El ímpetu de los más jóvenes, la experiencia de los mayores y el conocimiento cabal del lenguaje musical y de su identidad Dub es sin duda su secreto.

Una familia como sostén

La banda ya es una familia. Está íntegramente formada por grandes amistades, tanto músicos como staff conllevan la vida desde la infancia algunos, quizás los tres más jóvenes sólo no gozan de lo añejo pero si comparten los códigos y complicidades de un grupo muy conformado.

Un requisito claro de esta familia es el bolazo, hay que bancarlo como un campeón. Uno debe estar dispuesto diariamente al análisis cítrico de sus actos. Nada pasa desapercibido para pegarte una buena gastada grupal. No vale el enojo. Es peor. Irreverente, el grupo sobrepasa la individualidad y te azuzan para entrar el juego. Tampoco hay mucha opción. Hay que jugar.

Por eso, quizás, la reunión, la conjunción continua de músicos, staff, familiares es una constante. A la parrilla, al disco, al horno de barro, siempre existe una excusa que los une, aglutina, los vuelve cada vez más fuertes, los integra.

Share

Leave a comment